de Misiles y Radares…

Publicado en 20 de abril de 2012

4


Por: Franco D´Orazio P.

Sin ahondar en experticias ni mencionar detalles comprometedores por ser una materia sensible, de alta tecnología e implicaciones castrenses, trataré de explicar en palabras sencillas lo que entiendo de este dúo de dispositivos estratégicos que jugarán un papel importantísimo en la próxima conflagración, donde quiera que ocurra y si es que ocurre.

Complementando lo dicho en trabajos previos publicados en nuestro Blog, el proyecto Manhattan que condujo a la primera experiencia nuclear en la historia de la humanidad, fue harto complejo en progresos científicos y tecnológicos, en presupuestos consumidos y sobretodo, en despliegues logísticos con coordinaciones a los más altos niveles jerárquicos tanto científicos como militares y políticos. Este proyecto mayor involucró en labores de investigación y desarrollo a miles de personas y decenas de empresas públicas y/o privadas en más de treinta ciudades, en tres países diferentes, y que después de varios años lograron ensamblar un par de prototipos del arma atómica a utilizar, además de acondicionar adecuadamente las naves y los aviones apropiados para su trasporte y lanzamiento.

Solo la fase conclusiva requirió de un par de años de pruebas, manufacturas, transporte y ensamblaje final a bordo del mismo avión que lanzaría la primera de ellas, sobre Hiroshima, después que las piezas del artefacto nuclear viajaran por separado, en media docena de partes y durante varios meses, desde los laboratorios de Inglaterra, Canadá y los Estados Unidos hacia el puerto continental de San Francisco, California, desde donde el crucero clase Pórtland USS Indianápolis emprendería su última travesía con el cargamento de uranio enriquecido hasta Tinian, en las islas Marianas, vía Pearl Harbor… y después de esa misión, el crucero fue destrozado por un par de torpedos lanzados desde un submarino japonés y se hundió antes que la bomba atómica fuera lanzada, qué ironía!

En el aeropuerto North Field de Tinian se ensambló finalmente el dispositivo que se instalaría a bordo del Enola Gay, que el 6 de agosto de 1945 despegó con el cargamento más mortífero elaborado por el hombre hasta nuestros días. Así, a pesar de la multitud que participó en todas las fases del proyecto, en ese vuelo definitivo apenas viajaron una docena de personas (más otro grupo de científicos y fotógrafos que volaron en un avión cercano, el Necessary Evil, de la misma serie B29, que documentó el evento)… y de todos ellos, sólo tres hombres sabían de qué trataba en verdad esa misión, mas ironías!

Esa complejidad logística, sumamente costosa y embarazosa, que casi le cuesta el éxito al segundo ensayo atómico practicado sobre Nagasaki, ha sido superada tecnológicamente con el uso de los Misiles autopropulsados… esos dispositivos creados conceptualmente en algún lugar de China siglos atrás, fueron diseñados, fabricados y probados en su versión moderna durante esa misma guerra mundial, en suelos alemanes, y que serían perfeccionados luego por las otras potencias del planeta. Es decir, con él se ensambló un artefacto que puede volar solo, por instrumentos, hoy día guiado por láser o gps o auto directivos, que utilizan datos satelitales para reprogramarse a sí mismos durante el vuelo, generalmente realizado con propulsión líquida. De ellos existen varios tipos y propósitos: aire-superficie (balísticos, de crucero, anti buque, anti-tanque), tierra-aire (antiaéreo y anti balísticos), aire-aire, superficie-superficie y misiles anti-satélites. Son capaces de portar una ojiva en la punta, que haría todo el trabajo narrado anteriormente sin que el hombre y/o sus máquinas participen en la misión hacia su objetivo final.

Solo como mención, los dispositivos que navegan bajo el agua se les conocen como torpedos, en nuestros días igualmente sofisticados y destructivos.

Por eso es que la comunidad de naciones vive pendiente del país que anuncia o realiza pruebas con artefactos de ese tipo, como simples lanzamientos balísticos, portando bombas convencionales para pruebas militares de rutina… o ensayando equipos superiores para viajes de largo alcance, o inter-continentales, pues ello supondría un desarrollo tecnológico privilegiado con miras a la confección de armas de destrucción masiva.

Así, ya desarrollada el arma ofensiva ideal para trasportar todo tipo de bombas, convencionales o biológicas o químicas o atómicas, se nos presenta entonces el otro aspecto de este escabroso asunto, el defensivo… y es allí donde encajan los radares.

El Radar, según la enciclopedia libre, cito: “es un término derivado del acrónimo inglés radio detection and ranging, es un sistema que usa ondas electromagnéticas para medir distancias, direcciones, velocidades y altitudes de objetos estáticos o móviles, como aeronaves, barcos, vehículos motorizados, formaciones meteorológicas así como el propio terreno. Su funcionamiento se basa en emitir un impulso de radio, que se refleja en el objetivo y se recibe típicamente en la misma posición del emisor. A partir de ese eco se puede extraer gran cantidad de información, la cual puede ser vista y/o leída en una pantalla como las indicadas a continuación:

El uso de ondas electromagnéticas permite detectar objetos más allá del rango de otro tipo de emisiones (luz visible, sonido, etc.), y entre sus ámbitos de aplicación de uso civil se tienen: el Aeronáutico, para control del tráfico aéreo, guía de aproximación al aeropuerto, radares de navegación aérea; Marítimo, como el radar de navegación y el radar anti-colisión; el Meteorológico, para detección de precipitaciones (lluvia, nieve, granizo, etc.), y de Circulación y seguridad en ruta (control de velocidad de automóviles, radares de asistencia de frenado de urgencia, etc.)… de los cuales son típicas las instalaciones mostradas en estas gráficas, incluyendo las más modernas de ellas:

Así mismo existe una gran variedad de dispositivos de uso militar, tal como el radar de seguimiento, capaz de perseguir el movimiento de un blanco (por ejemplo, el radar de guía de misiles), o el radar de búsqueda, que explora todo el espacio, o un sector de él, mostrando todos los blancos que aparecen. Existen radares con capacidad de funcionar en ambos modos, y a continuación se muestran algunos ejemplos de uso militar, fijos o móviles, terrestres o aéreos:

Ellos sirven para detección terrestre, radares de misiles, radares de artillería, radares de satélites para la observación de la tierra; o radares científicos, colocados en satélites para la observación de la tierra, para ver el nivel de los océanos, encontrar restos arqueológicos, etc.

También hay radares de onda continua, de onda continua con modulación, de onda pulsada, mono-estático, bi-estático o multi-estático, etc.”

Aplicaciones recientes…

Conocido ya los dispositivos de ataque y defensa (la parte misilística disponible en el oriente medio está cubierta con cierto grado de detalles en nuestros trabajos: http://bit.ly/J0eb1q  http://bit.ly/HXDzPJ y http://bit.ly/HR4Qb7), veamos ahora que está ocurriendo en el área de conflicto, donde los radares son indispensables para identificar el lanzamiento de misiles, descifrar su trayectoria e impulsar el plan de intercepción y destrucción, bien sea por aviones cazas bombarderos u otros misiles apropiados.

Según informes de inteligencia suministrados por nuestros Corresponsales de Guerra que operan en el oriente medio, cito: “Rusia, en su primera llegada a Siria hace un par de meses, anclaron en el puerto Tartus el Portaaviones Almirante Kuznetsov, junto al destructor Almirante Chabanenko y la fragata Yaroslavl Mudry. Esa movida estratégica de piezas navales fue para la entrega directa No Confirmada de armamento al Régimen de Bashar Assad. Además, al sur de Damasco existe un Radar ruso que se encarga de supervisar algún ingreso de la FAI (fuerza aérea israelí) al territorio Sirio; ese Radar fue modificado luego del 2007 cuando no pudieron identificar a los aviones y helicópteros israelíes que bombardearon y destruyeron el reactor nuclear sirio (de tecnología norcoreana) en Al-Kibar, región de Dayr az-Zawr en la zona fronteriza sirio-turca. Este año le han realizado nuevas reparaciones en ese Radar, tomando la información de todo avión que despegue del territorio de Israel. Esta modificación nada tiene que ver con el conflicto interno que vive Siria, todo lo contrario, es una respuesta directa a los EE.UU por el escudo antimisil y la alerta temprana que instalara en Israel por si a Irán se le ocurre atacar con misiles de largo alcance.

En ese escenario conflictivo, China ha actuado fiel a Rusia, uno con un comunismo encubierto y otro abierto al igual que Cuba. China y Rusia tienen su mayor venta de armamento a los árabes, quienes detestan hacer algún tipo de negocio de ese tenor con los EE.UU; no obstante, China no solo puede estar apoyando los vetos en el Consejo de Seguridad a favor de siria, sino también participar en la respuesta de un posible ataque a Irán”… fin de la cita.

Un informe de inteligencia suministrado por los mismos Corresponsales dan cuenta de la instalación de un Radar ruso en Armenia, con el objeto de bloquear un posible ataque de EE.UU e Israel contra Irán desde el norte. Algunos de los tips más relevantes de dicho informe, según su importancia, se refieren a lo siguiente:

Moscú ha crecido en el vacío creado por la decisión de EE.UU de mantenerse al margen de cualquier implicación potencialmente incendiaria en el oriente medio, mientras el presidente Barack Obama hace campaña para un segundo mandato.

En el caso de Siria, la Casa Blanca se encuentra en el mismo lado que la ONU y el Kremlin. Todos ellos comparten el objetivo común de obstruir cualquier posible intervención militar occidental y árabe en Siria, a toda costa.

Rusia envió a su ministro de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, la semana pasada, en un viaje a las capitales de Armenia, Azerbaiyán, Kazajstán, Kirguistán y Uzbekistán; una expedición destinada a lograr proteger a Irán contra un posible ataque de EE.UU/Israel a través de sus vecinos del norte y del este. A su regreso a Moscú, el pasado 6 de abril, el ejército ruso había trasladados algunos Misiles avanzados (inter-continentales) S-400 tierra-aire a Kaliningrado, el enclave del Báltico que limita con Polonia y Lituania. Esa fue su respuesta a los planes de Estados Unidos de instalar un sistema de escudos antimisiles en Europa y el Medio Oriente, en contra de los dispositivos iraníes.

En Ereván, el ministro ruso concluyó un acuerdo para el establecimiento de una estación de Radar avanzado en las montañas de Armenia, para luchar contra el Radar de EE.UU establecido en la base aérea turca de Kurecik, según revelan nuestras fuentes.

Al igual que la estación de Turquía (a pesar de la negación de Ankara) que negociará los datos sobre los Misiles iraníes con la estación de EE.UU en Negev, Israel… la estación rusa en Armenia va a compartir la información con Teherán.

El presidente Barak Obama está asesorado por estrategas de campaña que le indican que el camino hacia el corazón del votante norteamericano, en noviembre, es a través de pulir su imagen como un diplomático “equilibrado y responsable” a nivel multinacional, en contraste con el apoyo de sus rivales republicanos de línea dura, que incitan a un ataque israelí sobre el programa nuclear de Irán.

Así que los rusos no están “dejando crecer la hierba bajo sus pies”, convirtiendo los incendios forestales en el oriente medio en su propio beneficio y cerrándoles opciones tras opciones a los norteamericanos, para quienes esa zona parece ser de menor consideración en Washington, hasta el mes de noviembre.

…de tal manera que los juegos de guerra en torno al área de conflicto han evolucionado a la localización estratégica de plataformas de lanzamiento de Misiles, y en contraposición, a la instalación masiva de estaciones de Radares, de parte y parte… así como se observa un decisivo incremento de la actividad rusa en desmedro de la estadounidense. El informe de inteligencia en extenso es el siguiente:

Russian Radar in Armenia to block an US/Israeli strike on Iran from the north

Moscow has stepped into the vacuum created by US President Barack Obama’s decision to stay out of any potentially incendiary Middle East involvement while campaigning for a second term. After blocking the way to direct Western and Arab military intervention in Syria through the Mediterranean, Russia sent its Foreign Minister Sergey Lavrov last week on a round trip to the capitals of Armenia, Azerbaijan, Kazakhstan, Kyrgyzstan and Uzbekistan – an expedition designed to secure Iran against a potential US/Israeli attack via its northern and eastern neighbors, military sources report.

On his return to Moscow, April 6, the Russian army let it be known that highly-advanced mobile S-400 surface-to-air missiles had been moved into Kaliningrad, the Baltic enclave bordered by Poland and Lithuania, its response to US plans for an anti-Iran missile shield system in Europe and the Middle East.
In Yerevan, the Russian minister finalized a deal for the establishment of an advanced Russian radar station in the Armenian mountains to counter the US radar set up at the Turkish Kurecik air base, our sources disclose.

Just as the Turkish station (notwithstanding Ankara’s denials) will trade data on incoming Iranian missiles with the US station in the Israeli Negev, the Russian station in Armenia will share input with Tehran.

Moscow remains deeply preoccupied in Syria, successfully fending off Western and Arab pressure against its ruler Bashar Assad. Intelligence sources hear that Assad will not meet the April 10 deadline for moving his heavy armor and battalions out of Syrian cities. Monday, April 8, he sent his foreign minister Walid Moallem to Moscow for instructions for getting him off the hook of failing to comply with his commitment to the UN envoy Kofi Annan’s peace plan, starting with a truce.
Lavrov, rather than US Secretary of State, Hillary Clinton is evidently regarded these days as the senior Middle East power broker. In a thumbs-down on Russia’s deepening footstep in the region, the London-based Saudi Sharq al Awsat did not caption a Sunday op-ed item, “Nor do we want a ‘Sheikh’ Lavrov

For the first time since the Cold War ended, the management of a major world crisis has passed into the hands of the Kremlin in Moscow and the UN Secretariat in New York.

Weeping crocodile tears, UN Secretary General Ban Ki-moon said Saturday that the April 10 date for a Syrian truce “was not an excuse for continued killing” by the Syrian regime, ignoring the fact that “the continued killing” could have been avoided were it not for the strategy pursued by Kofi Annan, the special envoy he shares with the Arab League, with Moscow’s back-stage wire-pulling.

This is because President Barak Obama is advised by his campaign strategists that the way to the American voter’s heart in November is through burnishing his image as a “balanced and responsible” multinational diplomat, in contrast with his Republican rivals’ hawkish support of an Israeli attack on Iran’s nuclear program.
In the case of Syria, the White House finds itself on the same side as the UN and the Kremlin. They all share the common goal of obstructing Western and Arab military intervention in Syria at all costs.

Hundreds of Syrian protesters are still paying the price in blood – although its dimensions of the butchery are frequently exaggerate by the opposition. After brutalizing his population for thirteen months, Bashar Assad is more or less on top of the revolt in Syria’s main cities, excepting the Idlib province and one or two pockets in and around Homs. He used the extra days afforded him by Kofi Annan’s deadline for the ruthless purge of the last remnants of resistance in small towns and villages, certain that Moscow, the UN secretary – and Washington, by default – would do nothing to stop him.

Should current circumstances shoot off in unforeseen directions – for instance, a Syrian government poison chemical or biological weapon attack causing hundreds of dead, over and above the 9,000 confirmed by UN figures – Obama might be forced to resort to limited military action, pulling in the Turkish army. This has not yet happened.
That the Russians are not letting the grass grow under their feet, turning Middle East bushfires to their advantage and closing one American Middle East option after another, appears to be a minor consideration in Washington up until November.

Sigue el duelo de palabras…

En todos estos movimientos este-oeste Israel no ha hecho mutis a su intención de defenderse del programa nuclear iraní, y siempre deja abierta la puerta de un posible bombardeo a las instalaciones nucleares más sensibles, tal y como lo ha declarado recientemente el propio ministro de defensa a Reuters… cito: “El ministro de Defensa israelí dijo el martes que una acción militar contra Irán sigue siendo una opción a pesar de las negociaciones nucleares entre Teherán y las grandes potencias, y expresó fuertes dudas acerca del proceso diplomático.

Cuando le preguntaron si las negociaciones, que comenzaron en Turquía el sábado pasado, podrían convencer a Irán de detener el enriquecimiento de uranio, Ehud Barak dijo a la Radio del Ejército: “No me parece que vaya a pasar, no ahora, luego de Estambul, y tampoco después, refiriéndose a la ronda de conversaciones en Bagdad el próximo mes”.

Barak tiene previsto reunirse con el secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, en Washington el jueves, en medio de especulaciones en los medios israelíes de que Israel prometió a su principal aliado que se abstendrá de atacar a Irán mientras continúen las conversaciones. “No nos estamos comprometiendo a nada”, dijo Barak, al ser consultado sobre el tema. “No existe, no ha existido, no debería existir y no puede existir (una promesa semejante)”, agregó… Barak afirmó que Irán puede ingresar pronto en una “zona de inmunidad” contra un ataque israelí a medida que traslada sus complejos nucleares a sitios subterráneos, en comentarios que elevaron la preocupación internacional sobre un potencial ataque.

Sentimientos internos iraníes…

Y a todas éstas, en una entrevista el lunes 16, el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Ali Akbar Salehi, dijo que la república islámica podría hacer concesiones en su enriquecimiento de uranio a un grado alto a cambio de un alivio en las sanciones internacionales… mientras el 18 de abril, El ministerio de Inteligencia iraní anunció que había logrado desenmascarar a una red de espías del Mossad, deteniendo a sus jefes en el terreno y frustrando de esta manera múltiples atentados ya bajo planificación.

Esa versión oficial se conjuga de una u otra forma con el sentimiento del pueblo iraní, que nuestro contertulio Cyrus Azad expresa adecuadamente, cito: “Yo creo que el presidente de EE.UU hará todo lo posible para alejar el fantasma de una guerra en este año electoral, pero no pienso que le vaya a hacer concesiones mas allá de lo razonable a Irán. En realidad para poder fabricar artilugios nucleares se necesita un uranio enriquecido a más de 90%, por lo tanto todavía queda demasiado camino por recorrer para que Irán llegue a eso y en realidad, si quisiera enriquecer por encima del 20%, que lo justificaría para alimentar la central de investigación de Teherán, ya no le quedan excusas… Por tanto creo que EE.UU, de alguna manera, buscará terminar el 2012 sin que nada turbe la re-elección de Obama y evidentemente, en eso Irán está aprovechándose y jugando sus bazas.

Eso por un lado, pero por el otro lado Israel pues también juega sus bazas. Saben perfectamente que Obama no quiere ni oír hablar de un ataque y por lo tanto, a modo de Espada de Damocles le tienen esa amenaza para poder presionarle y no solo así, sino con el poderoso lobby judío en EE.UU. En todo caso, los israelíes saben perfectamente que a pesar de todo lo que digan en EE.UU y Europa, si ellos realmente atacan a Irán tendrán a EE.UU apoyándoles porque es impensable, pase lo que pase, que pierdan ese apoyo; máxime tratándose de un país como Irán patrocinador de los terroristas Hamás, Hezbollah y demás grupos subversivos, que sobreviven con el dinero de los Guardianes de la Revolución.

Ahora bien algo que quizás preocupa a Israel y de la misma manera, a la oposición Iraní, es que los EE.UU no apoyen un cambio de gobierno y se conformen con un régimen islámico salvaje en el interior del país, sin embargo maquillado en su actitud hacia el exterior. Para Israel un régimen así siempre será una amenaza y para la oposición democrática de Irán, también es inaceptable”… fin de la cita.

 

De tal manera que los principales actores del conflicto ven en las elecciones de La Casa Blanca la torre principal de este juego, tal y como acotado en nuestro ensayo… actuando los rusos y los chinos como los alfiles protectores de la pareja cuasi imperial sirio-iraní. Tan delicada se percibe esta partida de ajedrez globalizada, que los espectadores alrededor del tablero tienen prohibido hasta respirar… y al que se le ocurra sugerir una movida que no encaje dentro de la estrategia macro diseñada por las grandes potencias, corre el riesgo de recibir un tiro a quemarropa, ¡sin misericordia!